Empresas

Colegio San Luis, una historia de 78 años


Este 6 de marzo el Colegio San Luis ha celebrado 78 años de presencia marista en la sociedad de Durazno. En estos años muchas generaciones se han formado en la pedagogía del sacerdote francés Marcelino Champagnat.

La Directora General del Colegio, Magister Susana Bentancor, con respecto a la figura de Marcelino Champagnat expresa:

“Fue un revolucionario en su época, con ideas sociales que mantienen su vigencia en la actualidad. Su lucha fue la inclusión en las escuelas de los niños y jóvenes, sobre todo a los más desprotegidos. Pone en primer lugar una relación de afecto hacia el alumno cultivando su desarrollo emocional. Lo interesante de esto es que Marcelino Champagnat llegó a su adolescencia casi analfabeto, sólo fue un día a la escuela y nunca regresó a ella.

El dolor de la injusticia, la denigración al pobre, la vulneración de los derechos lo tocó de cerca cuando vio, en el primer día de clase, cómo un maestro le pegaba una a un compañero. En esa pobreza humana comenzó a gestarse el sueño de Marcelino, logrando fundar el Instituto Marista que luego se extendería a otras regiones.  Uruguay es uno de los países que recibió a los maristas inmigrantes quienes se instalaron primero en Montevideo. Es en 1941, el 6 de marzo, que fundan en Durazno el Colegio San Luis.

La obra de los maristas en Durazno es enorme, pero muchas veces poco visible. Para algunos sólo somos un colegio privado.

Pero no, somos más que eso, somos un colegio marista y eso dice mucho. Formamos personas con la intención que comprendan que uno de los pilares humanos fundamentales es la solidaridad, que sean defensores de los derechos de los niños y jóvenes, que la inclusión social sea su principio básico, que construyan climas emocionales de paz en un mundo donde todos tengan un lugar valioso y desarrollamos su inteligencia para que con autonomía sepan enfrentar el futuro incierto y cambiante.

Esto no es un discurso vacío de contenido, en el San Luis los maristas sostiene desde hace 21 años un proyecto de inclusión social a través del cual más de 50 niños en vulnerabilidad familiar, social o económica son totalmente becados.

Esto significa un esfuerzo institucional muy grande que muchas veces exige priorizar las necesidades que ellos presentan, antes que otros reclamos institucionales. También los alumnos de secundaria se involucran en acciones sociales de impacto.

De igual modo, referentes institucionales trabajan en el tema de los derechos humanos en sintonía con la Fundación Marista de la Solidaridad Internacional vinculada con las Naciones Unidas y se involucran en las políticas públicas sosteniendo los principios de igualdad social y justicia educativa”.

About duraznodigital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.