Cultura

El Coro Municipal: árbol de profundas raíces. Opina Saúl Moisés Piña


El  canto colectivo, es decir la creación de masas corales, representa la forma más bella y democrática de la unión de gentes de las diversas clases sociales y ocupaciones, que se reúnen para expresar por la voz humana, el deseo de amistad, de amor, tolerancia y fraternidad.

Un 25 de agosto de 1941, oficialmente inició sus actividades el Coro de la Asociación Amigos de la Música “Julio Martínez Oyanguren”, en un escenario ubicado en la cancha de pelota del Club Uruguay, bajo la dirección de su creador el Dr. Ernesto Filippini.

La Asociación Amigos de la Música es, seguramente la institución cultural con más años de actividad en Durazno, no obstante la lamentable paralización que viene experimentando.

Su fundación respondió al fino espíritu del doctor Ernesto Filippini, concretando una vieja idea que ya venía germinando, que era crear en Durazno una institución dedicada a la promoción de la música y en la promoción de toda actividad cultural en nuestro medio. En la iniciativa contó con el valioso apoyo del Prof. Raúl Evangelisti y de los señores Julio Giordano y Bautista Díaz González.

Por la sala de la institución desfilaron los más prestigiosos exponentes de la música culta, ubicando a Durazno en el escenario de las capitales del país, con mayor actividad cultural.

Naturalmente que la masa coral tuvo un particular destaque bajo la Dirección del Profesor Evangelisti, integrándose además un grupo coral de niños, bajo la Dirección de Zulma Evangelisti; que tuve la elevada satisfacción de integrar, por cuanto allí, generé auténticos vínculos de amistad y gratisimos recuerdos de las actuaciones cumplidas.

El ejemplo de profesionalidad y entrega del Profesor Evangelisti, fue recogido fuera del departamento con tal intensidad, que despertó la necesidad de formar otras masas corales en distintas partes del país, qué a su vez , contaron con el apoyo oficial del entonces Ministerio de
Instrucción Pública y el surgimiento de dos gestores del canto coral: Justino Zavala Muníz y el Profesor Lauro Ayustarán.

Ambos se abocaron a la organización de eventos corales en el interior del país, formándose Federaciones de Coros. La Federación del Centro era dirigida por el Prof. Raúl H. Evangelisti.

Fue tal el éxito de las tres Federaciones creadas, que se concretó un gran Festival en conjunto en el Estadio Centenario, el que tuvo carácter de internacional, con el auspicio de la UNESCO.

En su momento y con una muy valiosa carga de prestigio, el Coro pasó a la órbita municipal, manteniendo sus integrantes, el espíritu de quienes soñaron con esta expresión cultural.

En estos tiempos de intolerancia, soberbia y egocentrismo, no habrá pasajeros vientos capaces de mover las profundas raíces que el Coro Municipal tiene, en el alma y corazón de los duraznenses.

La voz popular seguirá expresándose con mayor claridad; y según lo señalado por un alto jerarca municipal, en breve se renovarán las actividades corales, como aporte generoso a la cultura de Durazno, y para alegría de quienes integran el Coro, que es también un alimento espiritual para el necesario mejoramiento de la vida civilizada de los duraznenses.

About duraznodigital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.