Mundo

Futuro complicado para Huawei: Google y proveedores le sueltan la mano a la empresa china


Los  usuarios de todo el mundo están preocupados con los últimos movimientos comerciales empujados por los recientes anuncios del presidente de los Estado Unidos, Donald Trump. Una de las firmas más poderosas de China está en problemas y enfrenta una guerra comercial en Estados Unidos.

Según Mercado.2  Huawei sufrió la vuelta de espalda con Google y ahora tres marcas más han decidido seguir el mismo camino, hecho que podría dejar al fabricante oriental en el limbo justo en el momento en el que comenzaba a perfilarse como líder de la categoría de smartphones a nivel mundial.

Tal y como reportan desde Bloomberg, los fabricantes de procesadores y chips Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom, han informado a sus empleados que suspendieran el suministro de competentes a Huawei hasta nuevo aviso.

Cuatro más y las que faltan

De esta manera, la cadena de producción de Huawei se verá afectada, lo cual se suma a las dificultades competitivas que enfrenta la compañía tras la inminente desaparición del soporte de los competentes y software por parte de Google.

Estas decisiones llegaron luego de que el miércoles pasado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump declarara emergencia nacional para prohibir que las compañías estadounidenses hicieran negocios con empresas que supuestamente intentan especial al país, listo en el que Huawei aparece como gran protagonista.

En un principio, la orden ejecutiva emitida al respecto no imponía restricciones de compra-venta de equipos o software, sino entregaba un plan de cinco meses para que el Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross indicara qué compañías deberían estar sujetas a dicha normativa por suponer un peligro para la seguridad nacional.

No obstante, posteriormente, el Departamento de Comercio incluyó a Huawei en la “lista negra” de personas y empresas vetadas para acceder a tecnología estadounidense.

En un comunicado, dicho departamento indicó: “La venta o transferencia de tecnología estadounidense a una compañía o personas de la lista requiere una licencia, y la licencia puede denegarse si la venta o transferencia perjudica la seguridad nacional de EU o sus intereses en política exterior”.

Con esto se espera que sean más las empresas que se sumen a la cancelación de negocios con Huawei.

Impacto para la marca

La decisión de estas cuatro marcas supondrán nuevos grandes retos para Huawei, si se considera la dependencia que su cadena de producción tiene con estas firmas.

Intel se ubica como el principal proveedor de procesadores para la marca china, al tiempo que Qualcomm abastece gran parte de los procesadores y módems con que funcionan muchos de sus smartphones.

En cuanto a Xilinx que vende chips programables y Broadcom que es un proveedor de chips de conmutación (componente clave para algunos tipos de redes), figuraban como socios importantes para los planes futuros de la compañía en cuestión.

Todo parece ser culpa del 5G

Más allá de limitar el crecimiento de Huawei en el terreno de los smartphones -mercado en donde la marca ya se ubica como el segundo fabricante más importante en términos de venta-, todo apunta que las acciones emprendidas por el gobierno de la Unión Americana tiene que ver con el desarrollo de la red 5G.

Desde hace varios meses, Estados Unidos lidera una campaña global que busca impedir que las compañías chinas como Huawei tengan en control de las redes 5G, las cuales permiten navegar por internet con mayor velocidad, lo que permitirá optimizar el desarrollo de tecnologías que prometen ser el futuro del comercio tales como los vehículos autónomos.


Sin Google, esto es lo que queda para Huawei, para Apple y para los usuarios

Una de las noticias que marcó la agenda mediática durante el fin de semana fue la decisión de Google de eliminar el soporte que hasta ahora daba a los dispositivos firmados por Huawei, esto después de que la marca china entrara a la lista negra de las empresas no deseadas por el gobierno de Trump.

Una primera a la lectura de la situación plantea problemas para los millones de usuarios de Huawei en el mundo, quienes podrían quedarse sin aplicaciones de uso común como Google Maps, Gmail, Youtube o la Play Store.

El impacto a los usuarios

En primera instancia y a corto plazo se espera que no exista cambio para los usuarios de estas terminas; sin embargo, será en los próximos meses cuando se puede empezar a notar el fin de las relaciones.

Así lo deja ver un mensaje publicado desde la cuenta de Android en el cual se lee: “Estamos cumpliendo con la norma y analizando las implicaciones. Para los usuarios de nuestros servicios, Google Play y las medidas de seguridad de Google Play Protect continuarán funcionando en los dispositivos Huawei existentes”.

En una primera respuesta, Huawei informó que “seguirá proporcionando actualizaciones de seguridad y servicios postventa a todos los smartphones, tabletas y dispositivos Huawei y Honor, tanto a los que ya se hayan vendido como a los que siguen estando en stock en todo el mundo”.

Aún con estas declaraciones, lo cierto es que los usuarios tienen de qué preocuparse en el mediano plazo.

Aunque ahora los cambios no se notaran se espera que sí lo hagan con las futuras actualizaciones del sistema, y de no cambiar la situación, los smartphones de última generación quedarán obsoletos mucho antes que los firmados por otras compañías como Samsung debido a que no podrán actualizarse a Android 10 (Android Q), la cual se presentará en menos de 15 días.

Además de perder vigencia, la imposibilidad de actualizarse a la nueva versión de Android convertirá a los dispositivos en terminales mucho más vulnerables al tiempo que no será compatibles con las últimas versiones de las aplicaciones más populares del sistema operativo.

Lo que queda para Huawei

Ante este escenario, el futuro para Huawei no pinta nada sencillo. Si bien la firma opera en su mercado de origen con un sistema operativo a medida basado en Android de código abierto, lo cierto es que no tiene acceso a ningún servicio de Google (por cierto prohibidos en China).

Por tanto, aún con el lanzamiento de un sistema operativo propio, Huawei perderá mucho atractivo a nivel mundial, lo que le restará puntos en su competencia contra Apple y Samsung.

Basta con reconocer que, tal y como apuntan desde Forbes, cerca de la mitad de los smartphones producidos por la compañía durante el año pasado se vendieron era de China, en donde Europa se ubica como el principal mercado foráneo con una cuota de mercado de 29 por ciento hasta el primer trimestre de 2019, según datos de IDC.

El analista Richard Windsor dijo que la pérdida de Google costará probablemente a Huawei todas sus ventas de móviles fuera de China. “Huawei no perderá acceso a Android, que tiene código abierto, pero los dispositivos Android fuera de China deben ofrecer acceso a los servicios de Google para tener alguna posibilidad de ser vendidos“, señaló.

Daños colaterales y un sólo ganador

Aunque el escenario podría pintar con beneficios para Apple, lo cierto es que supone nuevos retos para la empresa que desde hace algunos meses ha reportado problemas para capitalizar su presencia en el mercado oriental.

Aún cuando los ingresos provenientes del mercado asiático han venido a la baja (el año pasado representaron al pasar de 21.30 por ciento al 17.61 por ciento entre marzo de 2018 y 2019, lo cierto es que la actividad de la firma en aquel país aun supone 10 mil 218 millones de dólares para el negocio de Apple.

De hecho llamado a un boicot para la marca fundada por Steve Jobs en el mercado chino ya ha tenido sus primeros impactos en la Bolsa.

En concreto, las acciones del gigante tecnológico han abierto en Wall Street con caídas superiores al 3 por ciento intercambiándose en torno a los 183 dólares.

Por otro lado, es cierto que con su decisión Google tampoco gana. Sus servicios perderían a un gran número de usuarios, esto si consideramos que según un estudio de Gartner la participación de Huawei en el mercado de teléfonos inteligentes creció hasta el 14,8 por ciento en el trimestre septiembre-diciembre de 2018, un aumento de 4 puntos porcentuales en comparación con el mismo período del año anterior. También creció fuerte en el anual.

Tras la decisión, no es tema menor que las acciones de Alphabet registran una caída de 3.27 por ciento.

Todo apunta que este escenario sólo deja a un gran ganador: Samsung. La marca coreana que en meses recientes se había visto ante una gran amenaza de Huawei ahora parece tener un respiro, con una participación en la Bolsa que indica una tendencia a la alza con una rancia de 1.94 por ciento.







About duraznodigital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.